Los gemelos reformadores

Mi mujer es una fanática de los programa de televisión sobre reformas de casas. Cuando yo me levanto por las mañanas de los fines de semana, con los ojos a medio abrir y con medio cerebro todavía durmiendo, entro en el salón y ya está puesto en la tele el canal de los programas de reformas. Desde las 9 de la mañana hasta que el cuerpo aguante: todo el día viendo a tipos tirando tabiques abajo y batallando con amianto.

En uno de esos programas salen dos gemelos que se están haciendo un nombre en la televisión española, siendo ya estrellas en Norteamérica (especialmente en Canadá, de donde son oriundos y el origen de muchos de estos programas de reformas). De hecho, tienen más de un programa, aunque yo solo recuerdo el título de uno: La casa de tus sueños… o algo así.

Uno de los gemelos es el reforma casa, siempre va con su camisa de cuadros y su cinturón de herramientas. Aunque lleva el pelo un poco más largo que su hermano, nunca se despeina y, por supuesto, ni una mancha en sus camisas a pesar de que se pasa el día encontrando deyecciones de ratas entre los tabiques de las casas.

El otro gemelo (Drew, hasta me sé el nombre) es el agente inmobiliario, siempre con una sonrisa irónica en el rostro, con trajes de dudoso gusto aunque entalladitos y con la asombrosa capacidad de convencer siempre a los clientes de lo que necesitan, aunque ellos quieran exactamente lo contrario cuando empieza el episodio.

Una de las particularidades de este programa es que los clientes colaboran con el gemelo reforma casa, ya sea descuartizando un espejo o echando abajo un armario. La mujer del matrimonio protagonista del episodio siempre descubre entonces su afición por destruir paredes con un mazo.

Que no digo yo que no sean programas entretenidos, se disfruta bastante viendo los casoplones que gastan los canadienses, haciéndonos creer que en ese país todo el mundo tiene una vivienda de varias plantas con sótano. Pero al final todos los programas son muy similares. Mi mujer no opina lo mismo, por supuesto…

Y ahora, toca cambiar la batería de cocina

Si acabas de reformar tu cocina es más que probable que te hayas decidido a cambiar tu vitrocerámica clásica por una placa de inducción. Si tus ollas tienen ya cierto tiempo, seguramente no estén preparadas para este sistema y te toque cambiar la batería de cocina ya.

Quizás estés pensando en comprar ollas baratas pero es importante que no renuncies a la calidad. Las ollas de buena calidad durarán muchos años en tu casa y además, te ayudarán a preparar mejores platos. Muchas personas optan por una batería de cocina porque consiguen mejores ofertas, pero a veces nos encontramos con algunas ollas que, simplemente, no vamos a utilizar nunca. Por eso, lo más recomendable es recurrir a la compra de ollas de manera individual para formar nuestra propia batería.

Lo que necesitemos va a variar dependiendo de cuántos seamos en casa, qué tipo de comidas se hagan y también de los hábitos a la hora de cocinar. Pero lo normal es tener al menos un cazo para poder calentar rápidamente alguna cosa que no queremos poner al microondas o para el caso de que este se estropee y un par de ollas de diferentes tamaños.

Las ollas más grandes son descartadas por muchas familias pequeñas porque ya no se hacen esas comidas para muchos que se hacían antaño, pero es bueno tener una olla alta de un cierto tamaño para poder cocer alimentos como las verduras de hoja que abultan mucho antes de estar cocidos.

Como los tiempos cambian, se recomienda que entre las ollas que se compran para la cocina haya al menos una eléctrica programable de cierta calidad. Este tipo de ollas pueden quitarnos de muchos apuros y nos facilitan la vida enormemente cuando se trabaja.

A nadie se le ocurre dejar una tartera al fuego durante horas cuando se va de casa, pero una olla programable puede dejarse enchufada sin riesgo. Según el programa elegido, empezará a trabajar con la antelación necesaria para tener el plato listo a la hora prevista. Al llegar a casa, se puede encontrar comida recién cocinada para uno, dos y hasta cuatro personas. Todo un lujo.

Quienes prueban este sistema no lo cambian por nada, ya que además, estas ollas también funcionan para realizar postres, por lo que durante la semana arreglan la comida y el fin de semana sirven para algún sabroso capricho.

La ferretería de mi barrio

Cuando llegué a vivir a este barrio le dije a mi mujer: “mientras no haya una ferretería y una mercería, esto no es un barrio”. Era una broma, pero lo que venía a decir era que se trataba de una zona todavía en expansión a la que le faltaban servicios básicos. Los que no estamos interesados en el bricolaje no creemos que sea importante tener una ferretería cerca, hasta que lo necesitas.

Cuando hicimos una mudanza en el barrio, contraté a un servicio que parecía bastante profesional. Y la verdad es que se portaron bien en todo momento, pero sucedió lo que a ningún equipo de mudanza quiere que le suceda: perder un tornillo de un mueble. En este caso, fue a la hora de desmontar el sofá del salón. Todo correcto hasta que llegó el momento de volver a montarlo en la nueva casa. ¿Dónde está este tornillo?

Como no podían dejar el sofá así nos preguntaron si había algún sitio cerca que vendiese  tornillos y tacos. Por aquel entonces, todavía no teníamos ferretería, así que los pobres chicos de la mudanza tuvieron que ir al pueblo de al lado, a un centro comercial, a buscar el dichoso tornillo. Hasta aquel momento no me di cuenta de la importancia de tener una ferretería cerca.

Cuando pasamos el otro día por este nuevo negocio me fijé un poco en cómo era por dentro: todo reluciente, todo perfectamente organizado. Nada que ver con la idea que yo tengo de este tipo de establecimientos. Recuerdo que en la ciudad de donde vengo la ferretería que estaba cerca de donde yo vivía era un espacio angosto y mal iluminado con un ferretero de gafas caídas, muy profesional, pero bastante adusto.

Y allí iba yo con mi padre cuando necesitaba reponer algún elemento de su pack ferretero. Mientras mi padre hablaba con el propietario, recuerdo vagar por los estrechos pasillo y quedarme mirando la zona de los tornillos y tacos: “¿cómo puede haber tantos diferentes? ¿Por qué no hay un solo tipo de tornillo?”, pensaba yo en mi niñez.

Aunque aquella vieja ferretería tenía su encanto, prefiero la nueva de mi barrio en la que no hay que entrar con mascarilla por el polvo acumulado.

Apuesta por los alimentos de temporada

¿Quieres ideas para mejorar tu menú? Si todavía no lo haces, adaptar tus platos a la temporada en la que estés puede ser una opción fenomenal.

 

Los alimentos de temporada son aquellos que se recolectan en una estación del año determinada y que no se pueden encontrar durante los 12 meses. Tradicionalmente las cocinas se adaptaban a los productos que había en cada una de las estaciones del año. Pero esta costumbre no siempre se ha mantenido pese a tener múltiples ventajas.

 

Con los avances técnicos y el desarrollo de la agricultura estos hábitos han cambiado. Ahora se pueden encontrar prácticamente todas las frutas y verduras en cualquier época del año aunque su cultivo no responda a un proceso completamente natural.

 

Una de las ventajas de confeccionar tu menú en función de los productos de temporada consiste en ofrecer platos de mayor calidad y sabor más intenso a los tuyos. Y es que estas recetas estarán hechas con ingredientes que se encuentran en su mejor momento de conservación y que tienen sus propiedades nutricionales intactas, conservando mucho más su sabor.

 

Además estarás ofreciendo platos mucho más saludables. Los alimentos de temporada, generalmente, han crecido de manera natural en su justo momento. Su cultivo no ha requerido del uso de productos para favorecer un desarrollo más rápido o a destiempo y han sido recolectados en su tiempo de maduración óptimo. Generalmente estos productos no llevan aditivos.

 

Esto es una opción muy rentable puesto que estos alimentos son más económicos. Así que confeccionar un menú semanal será también algo más barato para ti al comprar la materia prima por menos.

 

Los grupos de alimentos que encontramos de temporada siempre son los alimentos de origen vegetal como las frutas y verduras que se cultivan en determinada época del año. Por ejemplo, las verduras que encontramos en su mejor momento en otoño son las acelgas, las alcachofas, el apio, la coliflor, la endibia, la escarola, las espinacas, los guisantes, las judías verdes y la lechuga.

 

En cuanto a las frutas destacan el caqui, la chirimoya, la granada, el kiwi, el limón, la mandarina, el mango y la manzana.

Ayudas para sufragar un centro de día si eres funcionario

¿Tienes que meter a algún familiar en un Centro dia centro Madrid? Hay una serie de ayudas que te permitirán hacerlo por mucho menos. Se trata de un tipo de prestación conocido como ayudas de Protección Sociosanitaria.

Son ayudas que están pensadas para sufragar estancias temporales en residencias asistidas. También están pensadas para aquellas personas que necesitan meter seres queridos en centros de día y de noche. Estas ayudas buscan contribuir a la financiación de los gastos originados por dichas estancias.

Por lo que respecta a la cuantía mensual máxima que se puede obtener decir que iráa en función de la capacidad económica de la persona que lo solicite. Estas ayudas, en cualquier caso, oscilan entre 858,98 y 601,29 euros al mes. Por ejemplo en este 2017 estas ayudas tienen un límite de tres meses en el año 2017.

Las ayudas se configuran en concepto de reintegro de gastos. Se otorgan en función de la duración de la estancia en los centros específicos. Para ello dicha estancia se debe acreditar. La cuantía de estas ayudas tendrá como límite el gasto realizado, si el mismo ha sido inferior.

De este modo pueden pedir estas ayudas aquellos mutualistas o, en su caso, los funcionarios que padezcan una pérdida transitoria de autonomía por este motivo. Se debe poder acreditar. Y deben demostrar que no pueden ser atendidos en su domicilio durante todo o parte del día.

Para presentar una solicitud habrá que registrarla en los Servicios Provinciales u Oficinas Delegadas de Hacienda o en cualquiera de los registros previstos en el artículo 16.4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Otra opción es hacerlo a través del Registro Electrónico Común (REC) de la Administración General del Estado. Para ello debes tener a mano el DNI electrónico.

Así de fácil será solicitar esta ayuda para conllevar de un modo más ligero los gastos derivados de este tipo de centros. A través de la administración pública en caso de duda te asesorarán e informarán.

HAY QUE IRSE FUERA PARA PODER TRABAJAR

La gente lleva unos cuantos años teniendo que irse  de sus ciudades para poder encontrar un trabajo con el que poder vivir con un poco de estabilidad, ya que la mayoría de los trabajos que se encuentran hoy en día no es que estén muy bien pagados. La mayoría de los trabajos te da para vivir y poco más, ahorrar ya no es tan sencillo como hasta hace unos cuantos años. Para poder llegar a ahorrar algo de dinero, no te queda más remedio que tener que sacrificar casi todo lo que te gusta, de cualquier otra forma nunca podrás conseguir ahorrar un poco de dinero.

 

Creo que a nadie le gusta tener que irse a otra ciudad para poder trabajar, teniendo que dejar atrás a la familia y a los amigos, a una ciudad en la que no conoce a nadie. Conozco mucha gente que no le ha quedado otro remedio que tener que cambiar de ciudad para poder trabajar, ya que llevaban mucho tiempo sin tener un empleo más o menos continuo. Alguno tuvo que ir a trabajar a un call center en coruña, otra pareja de amigos también se tuvieron que irse a Vitoria ya que la chica consiguió aprobar unas oposiciones a las cuales llevaba años intentando aprobar y no era capaz de conseguirlo, pero al final consiguió lo que se proponía.

 

Irse a otra ciudad a trabajar al principio puede que no sea del gusto de ninguno de nosotros, pero al final seguro que nos acabamos acostumbrando a la vida en otra ciudad que no es la nuestra, tarde o temprano acabaremos haciendo nuevos amigos, lo que nos hará la vida en esa nueva ciudad mucho más agradable de lo que nos imaginábamos en un principio. Otra cosa muy distinta es mudarse a una ciudad en la cual ya conozcas a algún amigo, eso simplificaría de un modo considerable el aclimatamiento a la nueva ciudad, ya que no tienes que empezar desde cero, y tienes a alguien que te ayudará a conocer tu nueva ciudad y seguro que te presentará a un montón de nuevos amigos.

El algodón, muy presente en nuestras vidas

El algodón está muy presente en todos los aspectos de nuestra vida. Sabemos que forma parte de nuestras prendas de vestir, de la ropa que nos abriga por la noche en la cama, de las toallas en las que nos secamos y de los paños con los que limpiamos nuestra casa.

Pero también está presente en multitud de pequeños objetos de los que quizás ni nos demos cuenta, como los cordones de los zapatos, las cintas del pelo o los cordoncillos con los que se atan las etiquetas de los precios de la ropa.

Todas estas cosas se fabrican en diferentes materiales y por eso empresas como industria algodonera han abierto sus puertas a realizar productos con plásticos de diferentes tipos o incluso con fibras sintéticas. Pero todo ello con los mismos estándares de calidad de siempre.

Los cordones de toda la vida ahora se fabrican también con materiales elásticos e incluso se entremezclan con distintos metales para conseguir acabados muy diversos y apropiados para todo tipo de usos. Mientras que un adulto puede estar cómodo con unos cordones para sus zapatos de los de toda la vida, un niño agradecerá mucho más que los cordones sean elásticos para no tener que atarlos, solo enroscarlos, y poder seguir son su ritmo de vida sin pararse para hacer nudos.

Lo mismo ocurre con las cintas, que ya no son solo de tela de algodón o de raso, sino que ahora se fabrican en distintos materiales para conseguir acabados elásticos e incluso resistentes al fuego, algo fundamental en determinados usos.

Los tejidos de hilo de polipropileno son otro ejemplo de cómo evolucionan las telas en el mercado actual, consiguiendo un producto muy versátil con el que realizar todo tipo de lonas y protectores.

Si hablamos de tejidos textiles, una de las ventajas de los tejidos que no son de algodón es que no encojen y que además tiene un precio normalmente inferior al algodón de calidad. Tampoco se arrugan tanto y eso hace que parte de los consumidores se inclinen por estas nuevas maneras de hacer ropa.

Los tiempos evolucionan y los materiales también, pero el algodón no tiene previsto desaparecer de nuestra vida. Es cierto que hoy por hoy, los tejidos sintéticos son muy suaves e incluso no causan alergia. Pero la suavidad de la ropa de algodón y su tacto pueden imitarse, parecerse, pero jamás igualarse.

MUDARSE AL PUEBLO

Cada vez hay más gente que prefiere irse a vivir a los pueblos, ya sea para volver a repoblarlos o por la tranquilidad que se respira en los pueblos. Pero para ello hay que reformar las casas familiares que se están derrumbando, y casi todos empiezan por reformar cocina, que es donde se pasa la mayor parte del tiempo en las casas de la aldea, por el frío que suele hacer en las aldeas en invierno, tener una cocina de hierro es esencial para poder estar caliente, una vez que se enciende la cocina de hierro ya nadie quiere abandonar la cocina. El problema llega cuando tienes que salir a la calle o tener que ir a dormir cada uno a su habitación, ya que fuera de la cocina por lo general la casa está helada. Mucha gente pone mantas eléctricas en sus camas para poder tenerlas calientes para cuando se vayan a acostar.

 

Una vez que te mudas para la aldea, no te queda más remedio que adaptarte a la vida tranquila del pueblo, algo que no todo el mundo es capaz de conseguir, mucha gente que está acostumbrada a vivir en la ciudad y a su estrés no se habitúan tan rápidamente como les gustaría. Tener que trabajar los campos que tenga cada uno es una tarea que hay que hacer, no vas a tener campos parados sin producir, eso sí hay que plantar cosas que no planten el resto de los vecinos, así después podrás hacer trueques con ellos, y todos estaréis contentos. porque si todos en el pueblo plantan las mismas cosas, al final no vas a dar a basto para poder consumir todo lo que produzcas, y venderlo por tu cuenta es bastante complicado.

 

Lo que sí hay que tener en casa en el pueblo son las viñas, ya que eso sí que no es difícil consumir, el vino en las aldeas lo beben como si fuese agua, y cada uno piensa que el vino que él produce es el mejor del pueblo.

 

Irse a vivir al pueblo no tiene precio, solo hay que tener una mentalidad más abierta que en la ciudad.

Consejos para explotar la zona exterior de tu restaurante

Un restaurante ya no es ‘solo’ un restaurante. Hoy en día, cada vez son más los locales de hostelería dedicados a la restauración que amplían su clientela a través de la organización de eventos, la coctelería, el afterwork, etc. Son conceptos más o menos nuevos que llegan para ampliar la idea que tenemos de un restaurante. Y en todo ello, la terraza juega un papel decisivo. ¿Cómo podemos explotar de forma certera la terraza de nuestro negocio?

Hace unos días aparecía en la prensa una noticia que hacía referencia a la presunta crisis que tienen los locales de copas que se ven amenazados por los propios restaurantes. La moda de los cócteles tiene mucho que ver en todo ello y el hecho de que los propios restaurantes cuentan con cartas de este tipo de combinados es lo que hace que los clientes no necesiten irse a un local específico para disfrutar de un buen gin-tonic. Y si es en una terraza, mejor que mejor…

¿Es mejor optar por  terrazas cubiertas para hosteleria? Hay que tener en cuenta que las terrazas abiertas son solo aptas para el verano. La climatología obliga a proteger a los clientes tanto por la posible lluvia como por el frío, por lo que elegir una terraza cubierta nos permite tener abierta la terraza todo el año. Para ello, existen soluciones como las cubiertas retráctiles que nos permiten abrir o cerrar según la época del año o la hora del día.

Pero antes de lanzarnos a la piscina con la terraza de nuestro local, es conveniente analizar dos aspectos fundamentales: la normativa y nuestro presupuesto. Para abrir una terraza es necesario contar con una licencia del ayuntamiento ya que en la mayoría de los casos ocuparemos suelo público. Y, por otro lado, hay que tener en cuenta que hay que analizar el presupuesto con el que contamos. Las terrazas cubiertas para hostelería son elementos con un precio considerable, y debemos estar preparados para aprovecharlas al máximo si queremos que no salga rentable.

Por último, la decoración y el mobiliario ocupan un lugar también decisivo. Saber diferenciarse de la competencia será un punto a favor a la hora de elegir nuestro negocio para cenar y tomar unas copas.

La alimentación complementaria para bebés

Cada día aprendes algo nuevo con un bebé a tu lado. Es un reto diario para los papás, sobre todo cuando son primerizos. Desde cambiar un pañal hasta el baño, los padres y las madres deben poner sus cinco sentidos para cumplir su nuevo papel con suficiencia. Entre los aspectos más importantes del cuidado de un bebé destaca la alimentación.

Desde hace unos años, la lactancia materna ha recuperado su lugar, siendo siempre recomendada por los expertos en el caso de que se den las circunstancias oportunas. De cualquier manera, sea leche materna o de fórmula, el bebé puede alimentarse de leche exclusivamente hasta los seis meses como máximo según señalan la mayoría de pediatras. Después llega la alimentación complementaria.

La AC (por sus siglas) incluye en las primeras semanas la fruta y el puré de verdura. Y teniendo en cuenta el ritmo que los papás suelen llevar cualquier ayuda para ahorrar un poco de tiempo en el cuidado del bebé siempre viene bien. Por eso, muchas personas se aprovechan de aparatos como el robot de cocina gm que pueden servir para triturar la fruta o preparar el puré de verduras con más facilidad.

Sí, el tiempo es oro, eso lo saben los papás y las mamás. Un bebé exige mucho, y aunque ponemos todo nuestro cariño en todas las tareas, no siempre podemos estar al 100%. Otro truco que también usan muchas personas es hacer una buena cantidad de puré y congelarlo. Pero atención, debes seguir unas directrices para que el puré no pierda sus cualidades nutricionales.

Para empezar, no se debe congelar el alimento caliente, sino esperar a que esté a temperatura ambiente. Es conveniente etiquetar cada táper para saber exactamente qué contiene y cuánto tiempo lleva congelado. Para descongelarlo, siempre en la nevera, no fuera de ella. Además, no se recomienda congelar fruta triturada porque puede perder su contenido en vitamina C, sobre todo.

Usando robot de cocina gm y congelando la comida ahorramos tiempo y esfuerzo. No hay nada de malo en ello. La introducción de la alimentación complementaria es una etapa preciosa para los papás y una adecuada gestión del tiempo ayudará  a que todo salga mejor.