¿Por qué pago tantas comisiones?

Todos los años lo mismo cuando llega el informe anual de gastos y comisiones. Por cierto, ¿sabías que existe eso llamado ‘informe anual de gastos y comisiones’? Todas las entidades bancarias deben enviar dicho informe a sus clientes anualmente. Si no sabías que existía, revisa tu correspondencia con el banco, echa un vistazo a tu perfil de usuario de banca online, o reclama…

Si ya has localizado tu informe, mírate al espejo: ¿estás frunciendo el ceño? Eso es porque has (re) descubierto que pagas demasiadas comisiones. Siempre pasa lo mismo, pero la pereza provoca que miles de consumidores no muevan un dedo para solucionarlo. Al final, nos conformamos con lo que tenemos porque cambiar de banco ‘es un engorro’.

Es verdad que si nos planteamos cambiar de banco, lo fácil es quedarnos como estamos ante el tiempo (y esfuerzo) que a menudo conlleva concretar el cambio. Pero la mayoría de los que cambian (a mejor) opinan lo mismo: ha merecido la pena gastar un poco de tiempo.

¿Lo primero? Buscar las mejores cuentas corrientes. Existen muchas formas de comparar, sobre todo en internet. Pero, en este caso, también debemos rastrear la experiencia de amigos y conocidos. Al final, (casi) todo el mundo tiene una cuenta corriente, ¿no? A menudo sucede que cuando escuchamos a alguien hablar del servicio que le otorga un banco, decimos ‘¿y qué hago yo con los de siempre si me tratan tan mal’?

También hay que recodar que cambiar de banco no es siempre la panacea, no tenemos la seguridad de que el traslado de nuestra cuenta corriente a otra entidad sea para bien. Por eso debemos prepararnos bien antes de dar el paso. Si ya hemos analizado las mejores cuentas corrientes, es el momento de acudir a una oficina de la entidad que más nos interese o ponernos en contacto con un agente.

¿Que estamos hartos de pagar tantas comisiones? Ese el caballo de batalla de muchos bancos que operan especialmente en el ámbito digital tratando de ofrecer ventajas a nuevos clientes por dejar sus bancos tradicionales. Si eres de los que no teme a la banca online, es tu oportunidad.

Por qué es mejor tener asegurado nuestro iPhone

Cuando gastamos tanto dinero comprando un iPhone, en lo que menos pensamos en querer gastar más dinero comprando un plan que nos permita la protección absoluta en caso de que el teléfono venga con alguna falla o seamos víctima de robo.

Existe algo llamado seguro para iPhone​. O para ser más específicos con este servicio: AppleCare protection plan para el iPhone. Te brinda aproximadamente dos años de asistencia técnica móvil y otras opciones adicionales gracias al sistema Apple.

Por medio de una llamada telefónica, podrás resolver problemas técnicos, y si deseas una sustitución pues a través de la llamada los agentes telefónicos tienen la capacidad óptima para facilitarte la vida a través de un call.

Según los informes que dio a conocer la marca iPhone, la reparación llega a tener garantía en todos los países o región del espacio económico europeo y en Suiza.

Este seguro iphone se suma al derecho del cliente para obtener la reparación o sustitución del equipo en caso de requerirlo sin necesitar de costo alguno. Dicho esto, la persona tiene que cumplir con los requisitos que firmó en el contrato al momento de la compra del equipo, este plazo o garantía tendrá un lapso de dos años.

Es importante resaltar que no se necesita de la compra del servicio o plan de ayuda para poder tener un iPhone en tus manos.

Sí es necesario que solicites una reparación, AppleCare protection plan, te ofrece la solución a la brevedad posible para que pases el menor tiempo sin el iPhone. Se le llama sustitución rápida. En caso de que te encuentres por europa, puedes dirigirte a una tienda de Apple Store e incluso mediante un proveedor de servicios autorizado Apple.

El servicio está dispuesto a cubrir el equipo iPhone, la batería, auriculares o accesorios que hayan venido con el equipo.

Existe además la asistencia técnica para programas, esto quiere decir que si te encuentras en tu hogar o estés fuera de la ciudad, los especialistas de Apple te guiarán a través de una llamada y responderán las incógnitas que tengas relacionadas a la conexión de redes inalámbricas, el uso de iOS y iCloud y cualquier app compatible con tu iPhone.

¿Cuáles fueron los coches de segunda mano más vendidos en 2017?

El mercado de vehículos de segunda mano sigue creciendo. Según los datos de las principales organizaciones del sector, en 2017 se vendieron un 10% más de coches usados con respecto al año anterior. Son buenas cifras y más teniendo en cuenta que también la venta de coches nuevos también subió (en torno a un 7%).

Lo que no cambia demasiado, sin embargo, son los modelos de coches más demandados. volkwagen de ocasion, Renault o Seat se mantienen como tres de las firmas más buscadas. ¿Y cuál es el coche más vendido del año 2017 en el mercado de ocasión? El Seat Ibiza. El turismo de la firma española sigue con buena salud, aunque su crecimiento ha sido menor que el de otros modelos de la competencia.

Aunque se mantiene en segunda posición, el Golf es uno de los coches del top ten que más crece. A pesar de los problemas que ha tenido la firma germana en los últimos tiempos, el comprador de a pie sigue confiando en uno de los modelos más importantes de las últimas décadas en el mercado automovilístico europeo.

Si volkwagen de ocasión se mantiene como una de las preferencias del comprador de vehículos usados tampoco le anda a la zaga BMW. A pesar de que los muniqueses han sido superados por Mercedes en ventas globales a nivel mundial, en el mercado de la segunda mano española siguen siendo la preferencia entre vehículos premium. El Serie 3 es el coche de este segmento más vendido en España.

Cerrando el top ten encontramos otros clásicos como el Seat León, el Renault Clio, el Megane o el Astra. Tampoco nos podemos olvidar del Ford Focus, otro de los vehículos usados cuya venta más creció con respecto a 2016.

No cambian mucho los modelos, pero sí los patrones de venta. Cada vez se venden más modelos de menos de tres años lo que anima mucho el sector. A pesar de ello, en 2017 todavía son los vehículos de 12 años los protagonistas del mercado. ¿Seguirá creciendo el sector en 2018? Lo comprobaremos a lo largo de los próximos meses.

Los gemelos reformadores

Mi mujer es una fanática de los programa de televisión sobre reformas de casas. Cuando yo me levanto por las mañanas de los fines de semana, con los ojos a medio abrir y con medio cerebro todavía durmiendo, entro en el salón y ya está puesto en la tele el canal de los programas de reformas. Desde las 9 de la mañana hasta que el cuerpo aguante: todo el día viendo a tipos tirando tabiques abajo y batallando con amianto.

En uno de esos programas salen dos gemelos que se están haciendo un nombre en la televisión española, siendo ya estrellas en Norteamérica (especialmente en Canadá, de donde son oriundos y el origen de muchos de estos programas de reformas). De hecho, tienen más de un programa, aunque yo solo recuerdo el título de uno: La casa de tus sueños… o algo así.

Uno de los gemelos es el reforma casa, siempre va con su camisa de cuadros y su cinturón de herramientas. Aunque lleva el pelo un poco más largo que su hermano, nunca se despeina y, por supuesto, ni una mancha en sus camisas a pesar de que se pasa el día encontrando deyecciones de ratas entre los tabiques de las casas.

El otro gemelo (Drew, hasta me sé el nombre) es el agente inmobiliario, siempre con una sonrisa irónica en el rostro, con trajes de dudoso gusto aunque entalladitos y con la asombrosa capacidad de convencer siempre a los clientes de lo que necesitan, aunque ellos quieran exactamente lo contrario cuando empieza el episodio.

Una de las particularidades de este programa es que los clientes colaboran con el gemelo reforma casa, ya sea descuartizando un espejo o echando abajo un armario. La mujer del matrimonio protagonista del episodio siempre descubre entonces su afición por destruir paredes con un mazo.

Que no digo yo que no sean programas entretenidos, se disfruta bastante viendo los casoplones que gastan los canadienses, haciéndonos creer que en ese país todo el mundo tiene una vivienda de varias plantas con sótano. Pero al final todos los programas son muy similares. Mi mujer no opina lo mismo, por supuesto…

Y ahora, toca cambiar la batería de cocina

Si acabas de reformar tu cocina es más que probable que te hayas decidido a cambiar tu vitrocerámica clásica por una placa de inducción. Si tus ollas tienen ya cierto tiempo, seguramente no estén preparadas para este sistema y te toque cambiar la batería de cocina ya.

Quizás estés pensando en comprar ollas baratas pero es importante que no renuncies a la calidad. Las ollas de buena calidad durarán muchos años en tu casa y además, te ayudarán a preparar mejores platos. Muchas personas optan por una batería de cocina porque consiguen mejores ofertas, pero a veces nos encontramos con algunas ollas que, simplemente, no vamos a utilizar nunca. Por eso, lo más recomendable es recurrir a la compra de ollas de manera individual para formar nuestra propia batería.

Lo que necesitemos va a variar dependiendo de cuántos seamos en casa, qué tipo de comidas se hagan y también de los hábitos a la hora de cocinar. Pero lo normal es tener al menos un cazo para poder calentar rápidamente alguna cosa que no queremos poner al microondas o para el caso de que este se estropee y un par de ollas de diferentes tamaños.

Las ollas más grandes son descartadas por muchas familias pequeñas porque ya no se hacen esas comidas para muchos que se hacían antaño, pero es bueno tener una olla alta de un cierto tamaño para poder cocer alimentos como las verduras de hoja que abultan mucho antes de estar cocidos.

Como los tiempos cambian, se recomienda que entre las ollas que se compran para la cocina haya al menos una eléctrica programable de cierta calidad. Este tipo de ollas pueden quitarnos de muchos apuros y nos facilitan la vida enormemente cuando se trabaja.

A nadie se le ocurre dejar una tartera al fuego durante horas cuando se va de casa, pero una olla programable puede dejarse enchufada sin riesgo. Según el programa elegido, empezará a trabajar con la antelación necesaria para tener el plato listo a la hora prevista. Al llegar a casa, se puede encontrar comida recién cocinada para uno, dos y hasta cuatro personas. Todo un lujo.

Quienes prueban este sistema no lo cambian por nada, ya que además, estas ollas también funcionan para realizar postres, por lo que durante la semana arreglan la comida y el fin de semana sirven para algún sabroso capricho.

La ferretería de mi barrio

Cuando llegué a vivir a este barrio le dije a mi mujer: “mientras no haya una ferretería y una mercería, esto no es un barrio”. Era una broma, pero lo que venía a decir era que se trataba de una zona todavía en expansión a la que le faltaban servicios básicos. Los que no estamos interesados en el bricolaje no creemos que sea importante tener una ferretería cerca, hasta que lo necesitas.

Cuando hicimos una mudanza en el barrio, contraté a un servicio que parecía bastante profesional. Y la verdad es que se portaron bien en todo momento, pero sucedió lo que a ningún equipo de mudanza quiere que le suceda: perder un tornillo de un mueble. En este caso, fue a la hora de desmontar el sofá del salón. Todo correcto hasta que llegó el momento de volver a montarlo en la nueva casa. ¿Dónde está este tornillo?

Como no podían dejar el sofá así nos preguntaron si había algún sitio cerca que vendiese  tornillos y tacos. Por aquel entonces, todavía no teníamos ferretería, así que los pobres chicos de la mudanza tuvieron que ir al pueblo de al lado, a un centro comercial, a buscar el dichoso tornillo. Hasta aquel momento no me di cuenta de la importancia de tener una ferretería cerca.

Cuando pasamos el otro día por este nuevo negocio me fijé un poco en cómo era por dentro: todo reluciente, todo perfectamente organizado. Nada que ver con la idea que yo tengo de este tipo de establecimientos. Recuerdo que en la ciudad de donde vengo la ferretería que estaba cerca de donde yo vivía era un espacio angosto y mal iluminado con un ferretero de gafas caídas, muy profesional, pero bastante adusto.

Y allí iba yo con mi padre cuando necesitaba reponer algún elemento de su pack ferretero. Mientras mi padre hablaba con el propietario, recuerdo vagar por los estrechos pasillo y quedarme mirando la zona de los tornillos y tacos: “¿cómo puede haber tantos diferentes? ¿Por qué no hay un solo tipo de tornillo?”, pensaba yo en mi niñez.

Aunque aquella vieja ferretería tenía su encanto, prefiero la nueva de mi barrio en la que no hay que entrar con mascarilla por el polvo acumulado.

Apuesta por los alimentos de temporada

¿Quieres ideas para mejorar tu menú? Si todavía no lo haces, adaptar tus platos a la temporada en la que estés puede ser una opción fenomenal.

 

Los alimentos de temporada son aquellos que se recolectan en una estación del año determinada y que no se pueden encontrar durante los 12 meses. Tradicionalmente las cocinas se adaptaban a los productos que había en cada una de las estaciones del año. Pero esta costumbre no siempre se ha mantenido pese a tener múltiples ventajas.

 

Con los avances técnicos y el desarrollo de la agricultura estos hábitos han cambiado. Ahora se pueden encontrar prácticamente todas las frutas y verduras en cualquier época del año aunque su cultivo no responda a un proceso completamente natural.

 

Una de las ventajas de confeccionar tu menú en función de los productos de temporada consiste en ofrecer platos de mayor calidad y sabor más intenso a los tuyos. Y es que estas recetas estarán hechas con ingredientes que se encuentran en su mejor momento de conservación y que tienen sus propiedades nutricionales intactas, conservando mucho más su sabor.

 

Además estarás ofreciendo platos mucho más saludables. Los alimentos de temporada, generalmente, han crecido de manera natural en su justo momento. Su cultivo no ha requerido del uso de productos para favorecer un desarrollo más rápido o a destiempo y han sido recolectados en su tiempo de maduración óptimo. Generalmente estos productos no llevan aditivos.

 

Esto es una opción muy rentable puesto que estos alimentos son más económicos. Así que confeccionar un menú semanal será también algo más barato para ti al comprar la materia prima por menos.

 

Los grupos de alimentos que encontramos de temporada siempre son los alimentos de origen vegetal como las frutas y verduras que se cultivan en determinada época del año. Por ejemplo, las verduras que encontramos en su mejor momento en otoño son las acelgas, las alcachofas, el apio, la coliflor, la endibia, la escarola, las espinacas, los guisantes, las judías verdes y la lechuga.

 

En cuanto a las frutas destacan el caqui, la chirimoya, la granada, el kiwi, el limón, la mandarina, el mango y la manzana.

Ayudas para sufragar un centro de día si eres funcionario

¿Tienes que meter a algún familiar en un Centro dia centro Madrid? Hay una serie de ayudas que te permitirán hacerlo por mucho menos. Se trata de un tipo de prestación conocido como ayudas de Protección Sociosanitaria.

Son ayudas que están pensadas para sufragar estancias temporales en residencias asistidas. También están pensadas para aquellas personas que necesitan meter seres queridos en centros de día y de noche. Estas ayudas buscan contribuir a la financiación de los gastos originados por dichas estancias.

Por lo que respecta a la cuantía mensual máxima que se puede obtener decir que iráa en función de la capacidad económica de la persona que lo solicite. Estas ayudas, en cualquier caso, oscilan entre 858,98 y 601,29 euros al mes. Por ejemplo en este 2017 estas ayudas tienen un límite de tres meses en el año 2017.

Las ayudas se configuran en concepto de reintegro de gastos. Se otorgan en función de la duración de la estancia en los centros específicos. Para ello dicha estancia se debe acreditar. La cuantía de estas ayudas tendrá como límite el gasto realizado, si el mismo ha sido inferior.

De este modo pueden pedir estas ayudas aquellos mutualistas o, en su caso, los funcionarios que padezcan una pérdida transitoria de autonomía por este motivo. Se debe poder acreditar. Y deben demostrar que no pueden ser atendidos en su domicilio durante todo o parte del día.

Para presentar una solicitud habrá que registrarla en los Servicios Provinciales u Oficinas Delegadas de Hacienda o en cualquiera de los registros previstos en el artículo 16.4 de la Ley 39/2015, de 1 de octubre, del Procedimiento Administrativo Común de las Administraciones Públicas.

Otra opción es hacerlo a través del Registro Electrónico Común (REC) de la Administración General del Estado. Para ello debes tener a mano el DNI electrónico.

Así de fácil será solicitar esta ayuda para conllevar de un modo más ligero los gastos derivados de este tipo de centros. A través de la administración pública en caso de duda te asesorarán e informarán.

HAY QUE IRSE FUERA PARA PODER TRABAJAR

La gente lleva unos cuantos años teniendo que irse  de sus ciudades para poder encontrar un trabajo con el que poder vivir con un poco de estabilidad, ya que la mayoría de los trabajos que se encuentran hoy en día no es que estén muy bien pagados. La mayoría de los trabajos te da para vivir y poco más, ahorrar ya no es tan sencillo como hasta hace unos cuantos años. Para poder llegar a ahorrar algo de dinero, no te queda más remedio que tener que sacrificar casi todo lo que te gusta, de cualquier otra forma nunca podrás conseguir ahorrar un poco de dinero.

 

Creo que a nadie le gusta tener que irse a otra ciudad para poder trabajar, teniendo que dejar atrás a la familia y a los amigos, a una ciudad en la que no conoce a nadie. Conozco mucha gente que no le ha quedado otro remedio que tener que cambiar de ciudad para poder trabajar, ya que llevaban mucho tiempo sin tener un empleo más o menos continuo. Alguno tuvo que ir a trabajar a un call center en coruña, otra pareja de amigos también se tuvieron que irse a Vitoria ya que la chica consiguió aprobar unas oposiciones a las cuales llevaba años intentando aprobar y no era capaz de conseguirlo, pero al final consiguió lo que se proponía.

 

Irse a otra ciudad a trabajar al principio puede que no sea del gusto de ninguno de nosotros, pero al final seguro que nos acabamos acostumbrando a la vida en otra ciudad que no es la nuestra, tarde o temprano acabaremos haciendo nuevos amigos, lo que nos hará la vida en esa nueva ciudad mucho más agradable de lo que nos imaginábamos en un principio. Otra cosa muy distinta es mudarse a una ciudad en la cual ya conozcas a algún amigo, eso simplificaría de un modo considerable el aclimatamiento a la nueva ciudad, ya que no tienes que empezar desde cero, y tienes a alguien que te ayudará a conocer tu nueva ciudad y seguro que te presentará a un montón de nuevos amigos.

El algodón, muy presente en nuestras vidas

El algodón está muy presente en todos los aspectos de nuestra vida. Sabemos que forma parte de nuestras prendas de vestir, de la ropa que nos abriga por la noche en la cama, de las toallas en las que nos secamos y de los paños con los que limpiamos nuestra casa.

Pero también está presente en multitud de pequeños objetos de los que quizás ni nos demos cuenta, como los cordones de los zapatos, las cintas del pelo o los cordoncillos con los que se atan las etiquetas de los precios de la ropa.

Todas estas cosas se fabrican en diferentes materiales y por eso empresas como industria algodonera han abierto sus puertas a realizar productos con plásticos de diferentes tipos o incluso con fibras sintéticas. Pero todo ello con los mismos estándares de calidad de siempre.

Los cordones de toda la vida ahora se fabrican también con materiales elásticos e incluso se entremezclan con distintos metales para conseguir acabados muy diversos y apropiados para todo tipo de usos. Mientras que un adulto puede estar cómodo con unos cordones para sus zapatos de los de toda la vida, un niño agradecerá mucho más que los cordones sean elásticos para no tener que atarlos, solo enroscarlos, y poder seguir son su ritmo de vida sin pararse para hacer nudos.

Lo mismo ocurre con las cintas, que ya no son solo de tela de algodón o de raso, sino que ahora se fabrican en distintos materiales para conseguir acabados elásticos e incluso resistentes al fuego, algo fundamental en determinados usos.

Los tejidos de hilo de polipropileno son otro ejemplo de cómo evolucionan las telas en el mercado actual, consiguiendo un producto muy versátil con el que realizar todo tipo de lonas y protectores.

Si hablamos de tejidos textiles, una de las ventajas de los tejidos que no son de algodón es que no encojen y que además tiene un precio normalmente inferior al algodón de calidad. Tampoco se arrugan tanto y eso hace que parte de los consumidores se inclinen por estas nuevas maneras de hacer ropa.

Los tiempos evolucionan y los materiales también, pero el algodón no tiene previsto desaparecer de nuestra vida. Es cierto que hoy por hoy, los tejidos sintéticos son muy suaves e incluso no causan alergia. Pero la suavidad de la ropa de algodón y su tacto pueden imitarse, parecerse, pero jamás igualarse.