Las dos heladerías

Su madre le había enseñado el noble arte de hacer helados porque trabajó durante muchos años para una pequeña empresa especializada en derivados lácteos. Recuerdo ir alguna vez a su casa y probar helado casero que estaba delicioso. A mí me parecía algo mágico, pensaba que hacer helados solo estaba al alcance de expertos chefs o de grandes empresas que se dedicaran a ello.

Él nos decía que no era tan complicado (aunque en realidad lo era), que con unos pocos ingredientes podíamos nosotros también hacer helado: leche desnatada en polvo, chocolate, agua, azúcar y poco más. Pero yo seguía sin ver como con esas cuatro cosas se podía hacer un helado tan rico como el suyo. Tampoco es que lo intentara, prefería ir a su casa y comerlo allí.

Muchos años después, cuando volví al pueblo, me encontré de nuevo con él y nos comentó que tenía pensado abrir su propia heladería. Había estado trabajando algunos años para la misma empresa de su madre, pero quería establecerse por cuenta propia. Nosotros le animamos porque, sin duda, sabía lo que hacía cuando se trataba de helados, pero había un problema: el pueblo ya tenía una heladería muy famosa.

Efectivamente, la heladería del pueblo se ponía las botas sobre todo en verano, como es lógico cuando hablamos de helados, pero es que también vendía bastante el resto del año. Resultaba sorprendente acercarse un día de pleno invierno, con frío y lluvia y comprobar que tenían algunos clientes que, a pesar de todo, querían su helado.

¿Cómo competir con un negocio tan arraigado en el pueblo? Con su experiencia y ofreciendo un producto diferente. Partiendo de los ingredientes que ya conocíamos, leche desnatada en polvo, azúcar, miel, etc. comenzó a trabajar en algunos sabores diferentes, mucho más exóticos que los tradicionales. Además quería conseguir una textura única, diferente a los helados de la competencia. Estaba claro que la única manera de lograr el éxito era marca distancia con la otra heladería.

Cuando abrió, tardó en encontrar clientes fijos, pero con el tiempo se asentó como la ‘otra’ heladería del pueblo y ambas pudieron convivir.

HAY FUTBOLISTAS QUE TAMBIÉN ESTUDIAN

Cuando vemos la televisión y vemos a los futbolistas profesionales solamente pensamos en lo que ganan los jugadores estrella de los equipos, pero también hay que pensar en que hay otros jugadores que aunque siguen siendo profesionales, no cobran las mismas cantidades que los jugadores estrella, por eso muchos de los futbolistas que cobran menos tienen que estudiar un mba Barcelona o cualquier otra carrera en alguna universidad, porque la vida de un futbolista profesional no es que sea demasiado larga, es más, suele ser bastante corta aunque te respeten las lesiones, además los futbolistas cada vez comienzan a jugar más jóvenes, por lo que los equipos no quieren tener a jugadores demasiado mayores en sus filas.

 

Entonces es normal que los jugadores que no tienen la vida solucionada con su contrato tengan que buscarse la vida por otros lados, y para ello es lógico que estudien mientras juegan al fútbol, ya que normalmente solo entrenan durante dos horas al día y les sobra mucho tiempo para poder dedicarlo a sus estudios.

 

Aunque supongo que también habrá futbolistas que no tengan el intelecto para poder hacer una carrera universitaria, ya que no están a la mano de todo el mundo, si fuese tan fácil acceder a la universidad todos iríamos, pero no es así, para poder acceder a la universidad hay que estudiar mucho y ser bastante listo, y si no combinas esas dos cosas lo tienes bastante complicado.

 

Aunque con lo que están cobrando los futbolistas profesionales últimamente, ya casi ninguno necesita estudiar para tener otra profesión cuando dejen de jugar de forma profesional, salvo los que juegan en equipos de segundo nivel que no les queda otro remedio que buscarse la vida como cualquier otra persona de la calle.

 

Sea como sea, veo muy bien que los jugadores profesionales de fútbol vayan a la universidad a prepararse para el futuro, solamente espero que por ser futbolistas famosos no les regalen las notas en las distintas asignaturas que estén matriculados, tienen que ganarse la nota como el resto de los estudiantes. No sería nada justo que esto sucediese y seguro que ha sucedido alguna vez.

La casera que leía periódicos de economía

Se cumplía un año de nuestro contrato de alquiler y recibimos una llamada de la casera. No es lo habitual que llame, suele informar por WhatsApp, así que nos extrañamos. La chica nos caía bien, no parecía la típica casera que pelea por la última peseta, como hacen la mayoría, o al menos esa es la experiencia que he tenido hasta ahora con 5 ó 6 arrendadores.

Se supone que nos llamaba para una pequeña reforma piso. Cuando entramos en esta casa, nos dijo que tenía intención de cambiar la placa de la cocina, que era de gas, por una cocina de inducción, más moderna y ahorrativa. A nosotros nos pareció bien, aunque le dijimos que tampoco nos corría prisa: no queríamos tener obra en casa, aunque fuese pequeña, nada más entrar en ella.

Así que la cosa se fue dejando hasta que pasó un año. Cuando le cogí el teléfono esperaba que me  comentase algo de la cocina que ya tocaba. Y, efectivamente, me dijo que había estado mirando placas y que ya tenía más o menos decidido lo que iba a poner, que estaba muy bien, etc. Le pregunté, para estar preparados, que para cuándo calculaba que sería la reforma piso, pero echó balones fuera, como se suele decir.

Y cuando ya iba a colgar, dijo: “un momento, quería comentaros otra cosa, si tienes un segundo”. Aquello no sonó nada bien, pero no tenía idea de por dónde iban los tiros, así que escuché: “mira es que me he estado informando. Me gusta mucho estar al día, leo mucho periódicos de economía y he visto que en la zona en la que tengo este piso, el vuestro, se están revalorizando mucho las viviendas…”. Y entonces ya supe la bomba que quería soltar. No me hizo falta seguir escuchándola para saber que nos quería subir el precio del alquiler… ¡solo un año después de firmar el contrato!

Mientras yo enrojecía de cólera, traté de controlar mis nervios y decirle a todo que sí. Necesitaba confirmar el dato con el contrato delante… que no había vuelto a leer desde que lo firmamos. Y efectivamente, según ponía el contrato, no se podía alterar el alquiler hasta que no pasaran dos años más… ¡Lista!

Enciso y la bebida

Conocí a mi amigo Enciso cuando íbamos a la universidad. Su nombre era Juan, pero todo el mundo le conocía por su apellido. Tenía un par de años más que nosotros y cuando tienes 17 años, esa pequeña diferencia de edad importa. Tenía mucha más experiencia que nosotros en diferentes ámbitos de la vida y aprendimos bastante con él. Pero lo mejor que tiene es su sentido del humor, muy personal, algo indescifrable a veces, pero inimitable.

Pero Enciso tenía un pequeño problema, al que en aquellos tiempos nadie daba mucha importancia: le gustaba beber. Vale, de aquella a todos nos gustaba beber. Bueno, más que beber, de lo se trataba era de emborracharse los fines de semana con los amigos. Lo habitual, ¿no? Con solo 20 años él, sin embargo, no era bebedor de fines de semana. A él le gustaba beber, no como a la mayoría de nosotros que buscábamos más bien el efecto de la bebida.

Con el tiempo, algunos de nosotros empezamos a apreciar el sabor de algunas bebidas alcohólicas más allá de su ‘efecto’, mientras otros dejaron de beber. Enciso siguió bebiendo más y más, sin importarle ya mucho el sabor de nada. Y entonces nos enteramos de lo de su  situacion del pancreas.

Cada uno habíamos hecho nuestra vida, y solo le veía en contadas ocasiones, pero alguien cercano nos comentó que tenía problemas en el páncreas. La verdad es que a alguno de los que estaba en aquella conversación le salió un poco la risa, porque casi nunca oímos hablar del páncreas, de hecho la mayoría no saben ni para qué sirve. Pero según nos comentó nuestra fuente, estaba bastante mal de ese tema y no sabía muy bien qué iba a hacer.

Así que un par de semanas más tarde, cuando me pasé por la ciudad fui a verle. Debo decir que físicamente estaba muy mal, de aspecto al menos, pero hablaba con mucho sentido común y, por primera vez en mucho tiempo, le vi completamente sobrio. Me comentó acerca de su situacion del páncreas: no fue muy específico, pero aseguró que tenía arreglo. Y de beber, nunca más: ya llevaba 5 meses sin una gota.

Implantes mamarios, las modas han cambiado

Al igual que cambian las modas en el vestir también cambian los patrones estéticos sobre las personas. Se varían los peinados y hasta la manera de maquillarse. Las melenas cortadas en capas y con aspecto rebelde de los ochenta nos parecían toda una aberración hace diez años cuando se llevaba el pelo planchado totalmente pero ahora vuelven a estar de moda y en nada nos volveremos a adaptar a verlas.

En lo que se refiere al aspecto corporal de las personas también se producen cambios en la forma en la que entendemos lo que es bonito o está de moda. A lo largo de la historia estos cambios se han visto reflejados sobre todo en la pintura en la escultura, con los diferentes cánones de belleza. Pero si antes los gustos podían variar midiéndose en siglos, ahora que todo transcurre con tanta rapidez puede llegar a modificarse en pocas décadas.

En los años ochenta, noventa e incluso a principios de este siglo, cuando una mujer acudía para realizarse un aumento de pecho en Vigo lo habitual era que solicitara implantes de gran tamaño y con formas redondeadas. El tipo de implantes que se popularizaron en muchas mujeres famosas, voluptuosos y muy llamativos.

Hoy, las mujeres que solicitan implantes mamarios ya no piden, en su mayoría, una talla excesivamente exagerada y dan preferencia, además, a los implantes con formas mucho más naturales. Los resultados son muy buenos ya que en muchos casos es imposible detectar a simple vista qué pecho está operado y cuál es natural.

Los pechos con aspecto muy natural y con un tamaño ajustado al cuerpo de la mujer, son la tendencia en las clínicas estéticas y son muchas las que habiéndose operado hace años, acuden ahora a retirar sus antiguos implantes para colocarse las nuevas alternativas. Además, las intervenciones actuales son mucho menos agresivas con el pecho, dejan menos cicatrices y son más rápidas.

Estos implantes mucho más naturales han animado a un sector de mujeres, que jamás se habrían planteado operarse, a pasar por el quirófano. Hablamos, por ejemplo, de chicas que no quieren aumentar el pecho, sino darle una forma más bonita tras haber sufrido los cambios típicos de la maternidad o tras haber perdido mucho peso de una forma brusca, causando que sus pechos se caigan o pierdan excesiva grasa quedando mucha piel sobrante. A veces, un simple implante es suficiente para dar un buen aspecto a estos pechos, aunque también hay casos en los que hay que recurrir a las reconstrucciones.

El orden se aprende desde la infancia

La base del orden es que haya un sitio para cada cosa y así, cada cosa pueda estar en su sitio. Si el niño tiene una gran cantidad de juguetes pero poco espacio para almacenarlos, lo normal es que sea imposible mantener un orden en la habitación. Por eso, el primer paso para enseñar al niño a mantener la habitación en buen estado es Comprar Organizadores de juguetes para niños online. Los hay de muchas formas y tamaños. Algunos son auténticos muebles que pueden estar en la habitación a la vista. Otros, pueden ocupar el hueco de debajo de la cama o pueden apilarse en algún rincón para que el cuarto tenga el máximo de espacio disponible para que el niño pueda jugar.

Se explicará al niño donde debe de poner cada cosa y, una vez que juegue, deberá de devolverla a su lugar. Para los niños más pequeños lo más sencillo es hacerlo mediante fotos. Por ejemplo, si en un cajón van todos sus cochecitos, el cajón puede tener la foto de un coche y si en otro organizador van los juegos de mesa, se hará lo mismo. Así, le resultará más fácil saber dónde tiene que guardarlo todo.

Del mismo modo, también hay que enseñar al niño que no tiene por qué tener tantas cosas. Cuando llega la Navidad y se le van a regalar muchos juguetes nuevos, se pueden hacer una selección de los que tiene en la actualidad. Aquellos que ya no son para su edad, porque los ha superado, pueden donarse. Los que todavía son útiles para el niño, pueden ir a un trastero y se pueden ir alternando los juegos que tiene en casa. Así, no se aburrirá nunca de ellos y siempre tendrá cosas nuevas que llamarán su atención.

Al tener menos cosas en su cuarto es también más fácil llevar un orden y que todo esté en su sitio. Aunque es importante implicar al niño en las decisiones, también lo es ser firmes. Si el máximo de juguetes que puede tener en su cuarto son cinco o seis, no se le debe dejar que sobrepase ese número por mucho que se empecine. Al principio protestará, pero debe de entender que si no toma él las decisiones los padres lo harán por él y decidirán que juguetes puede tener. Seguro que poco a poco, el niño lo asumirá como normal y no tendrá problemas en llevarlo a cabo.

Tomando nota de las casas de los amigos

En estos momentos estamos más cerca de comprar una casa que hace un año, pero tal vez dentro de unos días cambiemos de opinión. No sabemos qué hacer en el futuro, si seguir de alquiler o comprar, así que estamos tomando buena nota de lo que hacen algunos amigos para tomar una decisión final. Una amiga de mi mujer compró hace unos meses un piso que se ha ido reformando, poco a poco, en los últimos tiempos hasta estar listo para vivir. Y organizó una fiesta para todos para celebrarlo… y fue el momento perfecto para analizar de cerca cómo había quedado la casa.

Obviamente, somos personas educadas y no vamos decir lo que no nos gustó… Pero como en cualquier vivienda, hay puntos fuertes y puntos más débiles, pero en general tengo que decir que nos animó bastante para en un futuro a corto plazo comprar. Algo que influye en esta sensación positiva es la habilidad decorativa que tiene esta chica. Y podemos poner de ejemplo el salón.

Sin ser un espacio muy grande y no demasiado iluminado por culpa de una ventana algo pequeña, ella ha conseguido que sea un lugar atractivo con los detalles. Nos dijo, además, que no había sido caro, que tanto la mesa central como los canapes baratos habían salido a buen precio. También creo que acertó con el tono de la pintura de las paredes, un blanco marfil precioso.

Otra de las zonas que nos gustó fue la cocina. Nos había mandado algunas fotos de cómo estaba la casa antes de que se iniciara la reforma y habíamos visto que la cocina era diminuta. Así que lo que hizo fue tirar un tabique para abrir la cocina hacia el salón. A cambio de hacer un poco más pequeño el salón, creó un espacio mucho más diáfano de forma que la cocina ya es un lugar en el que apetece estar… y cocinar, claro.

Al final, le preguntamos donde compró los  canapes baratos y la mesa porque nosotros necesitamos algunos cambios en nuestro salón y también nos dio el teléfono del reformador por si lo necesitamos en el futuro…

¿Qué tipos de mantequillas existen en el mercado?

Si te das una vuelta por la sección de matequillas de un área comercial grande te puede sorprender descubrir la gran variedad de opciones que puedes encontrar y eso hablando tan solo de la mantequilla de leche de vaca, que es la más habitual en nuestro país. Haciendo un resumen de las más habituales encontramos al menos seis variedades:

Mantequilla tradicional: Es la mantequilla de toda la vida. Se trata de una mantequilla tradicional que se emplea para tomar en tostadas, para añadir a recetas de cocina e incluso para cocinar platos en la sartén.

Mantequilla con sal: Mantequilla tradicional pero con un toque de sal que la hace perfecta para tomar sin mermelada o para algunas recetas de cocina. El punto de sal acentúa el sabor de la mantequilla haciéndola más deliciosa.

Mantequilla baja en calorías: Para los que buscan cuidar la línea se han elaborado mantequillas con menos grasa y menos calorías. No obstante, hay que tener en cuenta que aunque tengan menos porcentaje de grasa la mantequilla en sí misma es una grasa y nunca será un alimento ligero. Es bueno incluirla en una dieta variada, pero siempre en porciones pequeñas. Comprar una mantequilla baja en calorías debe de ser para reducir estas y no para aumentar la cantidad de producto que podemos tomar.

Mantequilla sin lactosa: Si eres intolerante a la lactosa y pensabas que no ibas a poder disfrutar nunca más de unas deliciosas pastas de té tradicionales o de un bizcocho de mantequilla como el que hacía tu madre, ya no sufras más. Recientemente, se ha incorporado al mercado la mantequilla sin lactosa. Una nueva variedad de lácteo que tiene su versión con lactasa incluida y que, por tanto, facilita mucho la vida a los intolerantes. Es importante señalar que los alérgicos a la proteína de la leche de vaca continuarán sin poder tomarla.

Mantequilla clarificada: Muy de moda en diversas dietas, esta mantequilla tradicional en la India está apareciendo en muchas estanterías de supermercado y en Internet es fácil encontrar muchas recetas que la incluyen.

Mantequilla con valores añadidos: Se trata de mantequillas que tienen un extra incorporado. En algunos casos alguna vitamina o calcio. En otros, el extra proviene de su origen, de leche de animales que han pastado. Es, generalmente, mantequilla tradicional con algo añadido que le da un mayor valor o que la hace más atractiva, como la que es fácil de untar.

¿Por qué pago tantas comisiones?

Todos los años lo mismo cuando llega el informe anual de gastos y comisiones. Por cierto, ¿sabías que existe eso llamado ‘informe anual de gastos y comisiones’? Todas las entidades bancarias deben enviar dicho informe a sus clientes anualmente. Si no sabías que existía, revisa tu correspondencia con el banco, echa un vistazo a tu perfil de usuario de banca online, o reclama…

Si ya has localizado tu informe, mírate al espejo: ¿estás frunciendo el ceño? Eso es porque has (re) descubierto que pagas demasiadas comisiones. Siempre pasa lo mismo, pero la pereza provoca que miles de consumidores no muevan un dedo para solucionarlo. Al final, nos conformamos con lo que tenemos porque cambiar de banco ‘es un engorro’.

Es verdad que si nos planteamos cambiar de banco, lo fácil es quedarnos como estamos ante el tiempo (y esfuerzo) que a menudo conlleva concretar el cambio. Pero la mayoría de los que cambian (a mejor) opinan lo mismo: ha merecido la pena gastar un poco de tiempo.

¿Lo primero? Buscar las mejores cuentas corrientes. Existen muchas formas de comparar, sobre todo en internet. Pero, en este caso, también debemos rastrear la experiencia de amigos y conocidos. Al final, (casi) todo el mundo tiene una cuenta corriente, ¿no? A menudo sucede que cuando escuchamos a alguien hablar del servicio que le otorga un banco, decimos ‘¿y qué hago yo con los de siempre si me tratan tan mal’?

También hay que recodar que cambiar de banco no es siempre la panacea, no tenemos la seguridad de que el traslado de nuestra cuenta corriente a otra entidad sea para bien. Por eso debemos prepararnos bien antes de dar el paso. Si ya hemos analizado las mejores cuentas corrientes, es el momento de acudir a una oficina de la entidad que más nos interese o ponernos en contacto con un agente.

¿Que estamos hartos de pagar tantas comisiones? Ese el caballo de batalla de muchos bancos que operan especialmente en el ámbito digital tratando de ofrecer ventajas a nuevos clientes por dejar sus bancos tradicionales. Si eres de los que no teme a la banca online, es tu oportunidad.

Por qué es mejor tener asegurado nuestro iPhone

Cuando gastamos tanto dinero comprando un iPhone, en lo que menos pensamos en querer gastar más dinero comprando un plan que nos permita la protección absoluta en caso de que el teléfono venga con alguna falla o seamos víctima de robo.

Existe algo llamado seguro para iPhone​. O para ser más específicos con este servicio: AppleCare protection plan para el iPhone. Te brinda aproximadamente dos años de asistencia técnica móvil y otras opciones adicionales gracias al sistema Apple.

Por medio de una llamada telefónica, podrás resolver problemas técnicos, y si deseas una sustitución pues a través de la llamada los agentes telefónicos tienen la capacidad óptima para facilitarte la vida a través de un call.

Según los informes que dio a conocer la marca iPhone, la reparación llega a tener garantía en todos los países o región del espacio económico europeo y en Suiza.

Este seguro iphone se suma al derecho del cliente para obtener la reparación o sustitución del equipo en caso de requerirlo sin necesitar de costo alguno. Dicho esto, la persona tiene que cumplir con los requisitos que firmó en el contrato al momento de la compra del equipo, este plazo o garantía tendrá un lapso de dos años.

Es importante resaltar que no se necesita de la compra del servicio o plan de ayuda para poder tener un iPhone en tus manos.

Sí es necesario que solicites una reparación, AppleCare protection plan, te ofrece la solución a la brevedad posible para que pases el menor tiempo sin el iPhone. Se le llama sustitución rápida. En caso de que te encuentres por europa, puedes dirigirte a una tienda de Apple Store e incluso mediante un proveedor de servicios autorizado Apple.

El servicio está dispuesto a cubrir el equipo iPhone, la batería, auriculares o accesorios que hayan venido con el equipo.

Existe además la asistencia técnica para programas, esto quiere decir que si te encuentras en tu hogar o estés fuera de la ciudad, los especialistas de Apple te guiarán a través de una llamada y responderán las incógnitas que tengas relacionadas a la conexión de redes inalámbricas, el uso de iOS y iCloud y cualquier app compatible con tu iPhone.