Mi reino por un coche alemán

A veces tengo la sensación de vivir en Berlín o Hamburgo echando un vistazo al parque móvil de mi barrio: BMW, Mercedes, Audi… ¡Qué tienen los coches alemanes que engatusan tanto a la gente! Vale: fiabilidad, diseño, postureo… Tienen muchas cosas.

Por supuesto, estoy exagerando: en mi barrio hay de todo, pero es verdad que la proliferación de coches de marcas alemanas de prestigio va a más. Conozco un caso concreto que sirve para entender este asunto. Trabaja en el barrio y por eso debe vivir aquí, pero no anda sobrado de dinero. Ya hace tiempo que hice amistad con él y me viene hablando de que quiere comprar un coche.

Siempre que sale el tema, le hablo de los coches japoneses o coreanos que, desde mi punto de vista, tienen una buena relación calidad/precio y se adaptan a su economía. Pero a él también le gustan los coches alemanes… Como tenemos el concesionario cerca, un día me rogó que le acompañara para ver BMWs. Yo le dije que no tenía mucho sentido si no lo podía pagar, pero él me respondió que quería tener la sensación de estar en uno de esos coches y que si le gustaba buscaría bmw segunda mano.

Tengo que decir que, aunque no soy un gran fan de los coches, algunos de los automóviles que vimos aquel día eran preciosos. Mi amigo quiso probar uno de ellos y fuimos a dar una vuelta. Recordé en aquel momento porqué yo también quise hace años tener un BMW. Casi lo había olvidado…

Los dos llegamos a la conclusión de que aquel coche ‘molaba’, pero no había dinero para pagarlo. Mi amigo decidió entonces que prefería un bmw segunda mano en buen estado, con el que se sintiera a gusto, que uno de mis ‘coreanos’ fiables y seguros pero que no ‘molan’ tanto.

La verdad es que le entendí. Al final, el coche no es para mucha gente un mero sistema de transporte, es una forma de ocio, una forma de disfrutar de la vida. Supongo que en mi barrio a la gente le gusta mucho disfrutar de la vida…

Mini, un coche pequeño solo en el nombre

Si no conoces demasiado sobre los Mini no dejes que su nombre te confunda. Quizás en el pasado fueron coches de pequeño tamaño, pero actualmente hay Minis que son realmente grandes y muy cómodos.

El Mini no es un coche pensado para quien quiere un vehículo pequeño para sus desplazamientos por ciudad, es un pequeño objeto de lujo que está pensado para presumir. Es bonito, es exclusivo y es realmente caro.

Por eso, si quieres uno de estos vehículos pero quieres ahorrarte algo de dinero deberías de pensar en la compra de un Mini de segunda mano. La oferta es bastante grande y aunque siguen cotizándose mucho, no alcanzan los prohibitivos precios del coche nuevo.

Se trata de un capricho que encanta y enamora, pero las personas caprichosas a menudo cambian su objetivo y lo vuelven hacia otra cosa una vez que han logrado lo que quieren. Por eso el mercado de segunda mano de Mini está bien surtido y no es complicado hacerse con uno de estos coches usados.

La mayoría tienen bastantes extras y están muy bien cuidados. Son el típico coche de una persona soltera que puede permitirse el pequeño capricho y que una vez que cambia su estatus, debe de cambiar también de vehículo.

Pero también son objeto de colección para muchos enamorados de los Mini. Esto no buscan precisamente los últimos modelos, que son los más cotizados, sino que buscan vehículos con historia. No te engañes, aunque la mayoría buscan coches de última generación, también hay mucha demanda de clásicos.

Y los Mini son uno de los clásicos por antonomasia ya que la gran calidad de sus motores y de su carrocería hace que puedan encontrarse modelos de hace ya muchos años en un estado muy bueno.

De vez en cuando, los orgullosos propietarios de estos Mini se reúnen para hacer convenciones y comprar y vender vehículos. Aunque en España no hay demasiado gusto por este tipo de actividades, en otros países de Europa son muy populares y se puede ver como estos coches tienen miles de fans.

Se trata además de un coche que pide a gritos ser personalizado, por lo que se encuentran modelos de segunda mano que han sido previamente customizados y que son totalmente únicos y originales.

Incluso puede ser un buen hobby para quien le gusten los coches y esté dispuesto a realizar la personalización él mismo.