Y ahora, toca cambiar la batería de cocina

Si acabas de reformar tu cocina es más que probable que te hayas decidido a cambiar tu vitrocerámica clásica por una placa de inducción. Si tus ollas tienen ya cierto tiempo, seguramente no estén preparadas para este sistema y te toque cambiar la batería de cocina ya.

Quizás estés pensando en comprar ollas baratas pero es importante que no renuncies a la calidad. Las ollas de buena calidad durarán muchos años en tu casa y además, te ayudarán a preparar mejores platos. Muchas personas optan por una batería de cocina porque consiguen mejores ofertas, pero a veces nos encontramos con algunas ollas que, simplemente, no vamos a utilizar nunca. Por eso, lo más recomendable es recurrir a la compra de ollas de manera individual para formar nuestra propia batería.

Lo que necesitemos va a variar dependiendo de cuántos seamos en casa, qué tipo de comidas se hagan y también de los hábitos a la hora de cocinar. Pero lo normal es tener al menos un cazo para poder calentar rápidamente alguna cosa que no queremos poner al microondas o para el caso de que este se estropee y un par de ollas de diferentes tamaños.

Las ollas más grandes son descartadas por muchas familias pequeñas porque ya no se hacen esas comidas para muchos que se hacían antaño, pero es bueno tener una olla alta de un cierto tamaño para poder cocer alimentos como las verduras de hoja que abultan mucho antes de estar cocidos.

Como los tiempos cambian, se recomienda que entre las ollas que se compran para la cocina haya al menos una eléctrica programable de cierta calidad. Este tipo de ollas pueden quitarnos de muchos apuros y nos facilitan la vida enormemente cuando se trabaja.

A nadie se le ocurre dejar una tartera al fuego durante horas cuando se va de casa, pero una olla programable puede dejarse enchufada sin riesgo. Según el programa elegido, empezará a trabajar con la antelación necesaria para tener el plato listo a la hora prevista. Al llegar a casa, se puede encontrar comida recién cocinada para uno, dos y hasta cuatro personas. Todo un lujo.

Quienes prueban este sistema no lo cambian por nada, ya que además, estas ollas también funcionan para realizar postres, por lo que durante la semana arreglan la comida y el fin de semana sirven para algún sabroso capricho.

La alimentación complementaria para bebés

Cada día aprendes algo nuevo con un bebé a tu lado. Es un reto diario para los papás, sobre todo cuando son primerizos. Desde cambiar un pañal hasta el baño, los padres y las madres deben poner sus cinco sentidos para cumplir su nuevo papel con suficiencia. Entre los aspectos más importantes del cuidado de un bebé destaca la alimentación.

Desde hace unos años, la lactancia materna ha recuperado su lugar, siendo siempre recomendada por los expertos en el caso de que se den las circunstancias oportunas. De cualquier manera, sea leche materna o de fórmula, el bebé puede alimentarse de leche exclusivamente hasta los seis meses como máximo según señalan la mayoría de pediatras. Después llega la alimentación complementaria.

La AC (por sus siglas) incluye en las primeras semanas la fruta y el puré de verdura. Y teniendo en cuenta el ritmo que los papás suelen llevar cualquier ayuda para ahorrar un poco de tiempo en el cuidado del bebé siempre viene bien. Por eso, muchas personas se aprovechan de aparatos como el robot de cocina gm que pueden servir para triturar la fruta o preparar el puré de verduras con más facilidad.

Sí, el tiempo es oro, eso lo saben los papás y las mamás. Un bebé exige mucho, y aunque ponemos todo nuestro cariño en todas las tareas, no siempre podemos estar al 100%. Otro truco que también usan muchas personas es hacer una buena cantidad de puré y congelarlo. Pero atención, debes seguir unas directrices para que el puré no pierda sus cualidades nutricionales.

Para empezar, no se debe congelar el alimento caliente, sino esperar a que esté a temperatura ambiente. Es conveniente etiquetar cada táper para saber exactamente qué contiene y cuánto tiempo lleva congelado. Para descongelarlo, siempre en la nevera, no fuera de ella. Además, no se recomienda congelar fruta triturada porque puede perder su contenido en vitamina C, sobre todo.

Usando robot de cocina gm y congelando la comida ahorramos tiempo y esfuerzo. No hay nada de malo en ello. La introducción de la alimentación complementaria es una etapa preciosa para los papás y una adecuada gestión del tiempo ayudará  a que todo salga mejor.